La capsaicina: algo más que picor en tus platos

¿Comes guindillas (ajíes) en vinagre? ¿Has encontrado el pimiento de Padrón que más pica? ¿Te lloran los ojos al comerte un chacarero?¿Te encanta la comida mexicana o coreana? O quizá seas de los que no puede ni siquiera oler el aroma de un alimento picante… Sea como sea, te invito a conocer a la capsaicina, que es una de las moléculas responsables del picor de las guindillas, ajíes, chiles y pimientos picantes. Descubre qué puede hacer por ti (más allá de alegrar tus platos y picarte dos veces).

Qué es la capsaicina

La capsaicina es uno de los compuestos químicos denominados capsaicinoides, cuyo nombre científico quizá no te suene (8-metil-N-vanillil-6-nonenamida). Sin embargo, seguro que en alguna ocasión has sentido sus efectos, dado que es muy irritante para las personas y el resto de los mamíferos.  Las plantas del género Capsicum lo sintetizan como forma de defensa, evitando que sus frutos y semillas sean triturados al consumirlos.

Curiosamente, los pájaros no sienten el picor, por lo que consumen las semillas sin ningún problema y posteriormente las diseminan enteras en las heces.

Para medir el nivel de picor de los alimentos se utiliza la escala de Scoville, que indica las «unidades de picor». La capsaicina pura tiene el máximo nivel, 16.000.000 unidades. Por debajo de ese nivel están los chiles más picantes del mundo, y en el otro extremo los pimientos que no pican (como por ejemplo los pimientos (pimentones) rojos, verdes o amarillos dulces).

La capsaicina en la cocina

Los chiles, ajíes y pimientos que contienen cantidades variables de capsaicina se utilizan en la cocina de todo el planeta  como ingrediente principal, secundario, o para sazonar. Existen países con arraigada tradición de cocinar una gran variedad de platos picantes, como Corea o México.

Al consumirlo oralmente tiene un efecto estimulante, carminativo y diaforético (genera sudoración). Tras la sensación de picor, nos genera un efecto placentero dado que estimula la liberación de endorfinas.

Propiedades medicinales

Efecto analgésico de la capsaicina

La capsaicina aplicada en forma tópica alivia diferentes tipos de dolor, entre ellos el dolor neuropático, que es de tratamiento muy difícil ya que no se alivia con antiinfamatorios u opioides.  Se utiliza en el tratamiento del dolor provocado por la artritis, cistitis y otros procesos que cursan con inflamación y dolor.

El mecanismo de acción mediante el cual la capsaicina genera analgesia es la desensibilización selectiva de neuronas . Esto es así porque produce la liberación de un neurotransmisor que se llama sustancia P, compitiendo por ella en los receptores del dolor. Finalmente inhibe las sensaciones dolorosas y aumenta el umbral del dolor tras la aplicación repetida.

Existen preparados analgésicos con capsaicina en forma de cremas y parches. Dependiendo de la concentración , tienen que aplicarse con guantes o incluso bajo supervisión de un profesional de salud, dado que previamente se requiere anestesia local pues se puede generar una quemazón muy intensa tras la aplicación.

Efecto antiinflamatorio de la capsaicina

Aunque una aplicación local en primera instancia genera dolor, paradójicamente la exposición reiterada disminuye significativamente el dolor y la inflamación. El efecto antiinflamatorio de la capsaicina se debe a que disminuye la producción de moléculas proinflamatorias como la ciclooxigenasa tipo 2, la prostaglandina PGE2, la óxido nítrico sintetasa inducible (iNOS) o algunas citoquinas. Además del efecto antiinflamatorio en la alplicación externa, los chiles, ajíes y guindillas son parte importante de una dieta antiinflamatoria.

Efecto anticancerígeno de la capsaicina

Se han realizado estudios que indican prometedores resultados del uso de la capsaicina para el tratamiento del cáncer de pulmón y próstata. Sin embargo, esto es controversial, dado que por otra parte se ha encontrado una mayor incidencia de cáncer de estómago en poblaciones que consumen mucho picante.

Actividad repelente y antimicrobiana

La capsaicina genera una protección de la propia planta contra la colonización microbiana, por ejemplo de hongos del género Fusarium, que son dañinos para el fruto.  Esta misma actividad antimicrobiana puede haber sido aprovechada por las comunidades humanas cuando no se contaba con refrigeración para conservar los alimentos. Por otra parte, se puede utilizar también como repelente de plagas en diferentes cultivos.

Efectos nutracéuticos de la capsaicina

El efecto nutracéutico de la capsaicina se genera al consumir los chiles, ajíes y pimientos picantes que la contienen. Los efectos nutracéuticos más estudiados de la capsaicina son su capacidad termogénica e hipolipemiante. Ejerce un efecto similar al que produce el frío en la grasa parda, aumentando la oxidación de las grasas en el organismo. Además, tiene un leve efecto anorexígeno, que sumado al termogénico, puede ayudar a las personas que en tratamiento para la obesidad o el  sobrepeso. Este efecto modulador del metabolismo también tiene un impacto positivo a nivel cardiovascular.

Además, el consumo de alimentos ricos en capsaicina está asociado también a un efecto antioxidante igualmente beneficioso para el organismo.

Precauciones con la capsaicina

En algunas personas, el consumo de elevadas cantidades de alimentos con capsaicina puede generar molestias gástricas.  Cada persona es responsable de observar su nivel de tolerancia. Por otra parte, la capsaicina es una sustancia muy irritante. Si vas a usarla como analgésico en forma local en alta concentración, hazlo bajo la supervisión de un profesional sanitario.

También, en los últimos años se ha incrementado el número de personas que participan en concursos de consumo de ajíes (incrementando progresivamente el nivel de picor). Algunos incluso se graban ingiriendo alimentos con un elevado contenido de capsaicina para participar en retos y subirlo a sus canales de youtube. Al ser liposoluble (soluble en grasas), la mejor forma de aliviar tus papilar gustativas si te pasas con el picante es consumir leche, mantequilla, helado o algo graso, y el mal momento quedaría como una anécdota. Sin embargo, es importante considerar que, dependiendo de la sensibilidad de cada persona, la capsaicina ingerida a partir de cierto nivel puede resultar tóxica y/o generar graves molestias.

Este artículo es una transcripción del que publiqué en la revista Salud Diez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s